Recorrido de la Vuelta a España 2013

La Vuelta ciclista a España empieza el sábado con un recorrido para escaladores y uphill finishers debido a sus 11 finales en alto.

Mapa del recorrido de la Vuelta 2013. Fuente: www.lavuelta.com

Las Rías Baixas acoge la salida de la 67º edición de la Vuelta. Con una participación muy atractiva y varios favoritos en el cartel, la organización quiere repetir el éxito deportivo y de audiencias de la pasado año. Las cuatro primeras etapas discurren íntegramente por territorio gallego, añadiendo, además, la salida de una quinta hacia tierras zamoranas.

Como viene siendo habitual, la Vuelta empieza con una contrarreloj por equipos en Vilanova de Arousa, este año más largo de lo habitual: 27,4 km que pueden marcar los primeros segundos de diferencias entre los favoritos. El viento de Atlántico puede ser un factor clave, ya que el recorrido, desde Vilanova hasta Cambados, va paralelo al mar.

La segunda y tercera etapa tienen un denominador común, el final en alto. Rara vez una gran vuelta ha tenido un final en alto serio en la segunda etapa. Catalogado de primera categoría -en realidad es un segunda- en la localidad de Baiona (al sur de Vigo): Monte da Groba. Una subida de 12 kilómetros, pero con pendientes mantenidas, favorable para las características de Valverde. En cambio la tercera es una cuesta, el Mirador de Lobeira, el balcón de Vilargarcía de Arousa: una cota de tercera, de 4,2 kilómetros. En otras palabras, una subida más acorde para gente como ‘Purito’, Betancur o algún clasicómano de turno.

La cuarta etapa finaliza en el cabo Fisterra. Una etapa quebradísima desde la salida en Lalín (centro geográfico de Galicia). Un constante sube y baja que alcanzará su cenit en la subida al Mirador de Ézaro, un paredón de 2,2 km. con rampas que sobrepasan el 20%. Ojo a esta etapa, ya que romperá el pelotón en mil pedazos y el terreno posterior es muy difícil para recuperar el terreno perdido en la subida. Si llueve, más de uno lo pasará muy mal.

Tras el periplo por las costas gallegas, la quinta etapa sale de Sober (Lugo) en dirección el Lago de Sanabria, en Zamora. Será la primera gran oportunidad para los sprinters, a pesar que el terreno de la etapa es muy incómodo, con muchos repechos.

La sexta y séptima etapa son llanas, propicias para las volattas masivas, donde será muy difícil evitar la victoria de un velocista. La sexta etapa empieza en Guijuelo y finaliza en Cáceres, mientras que la siguiente etapa llega ya a territorio andaluz, en Mairena de Aljarafe. Los sprinters tendrán que aprovechar las pocas oportunidades que tengan, ya que el segundo fin de semana de carrera será de traca.

Sábado 31, 8ª etapa, final novedoso en Peñas Blancas, en Estepona (Málaga). Se trata de una subida larga, de 14,5 km., con rampas duras en el inicio (12%) y final sostenido en torno al 6-8%. El terreno previo de la etapa es llano, así que todo se decidirá en esta subida.

Al día siguiente, la Vuelta llega por tercera vez a Valdepeñas de Jaén. Final tremendo, con pendientes del 26% en el repecho, dentro del pueblo que acoge la llegada. Una subida que tendrá un máximo favorito en las apuestas: ‘Purito’ Rodríguez. Un calentón que muchos lo podrán acusar en la etapa de Güejar Sierra. Dicha etapa se puede considerar como la primera de alta montaña. Los ciclistas subirán dos puertos de la montaña granadina, al pie de Sierra Nevada: Monachil, de primera y el inédito Alto de Hazallanas. Una subida muy exigente: los ochos kilómetros finales tienes rampas que no bajan del doble dígito: 12%, 15% y hasta 18%. Un final para escaladores puros y donde se tendrán que establecer las primeras diferencias serias en la Clasificación General.

Día de descanso y traslado a Tarazona, donde los ciclistas disputarán un día clave, la única contrarreloj individual: 38,8 km con subida al Moncayo. Repetirán esquema del 2012, cuando la CRI de Pontevedra funcionó muy bien de cara al espectáculo. Aquí los Purito, Valverde y demás escaladores intentarán minimizar pérdidas ante el coco Nibali.

Altimetría CRI de Tarazona. Fuente: www.lavuelta.com

Después de dos jornadas de transición, en Tarragona y Castelldefels, llegan los Pirineos. La 14ª etapa tendrá final en Andorra, en el Santuario de Canolich, en plena ascensión a la Collada de la Gallina. Etapa corta, pero dura, con cuatro puertos en la última mitad de etapa: el largo Envalira, con casi 30 km de subida, Ordino, La Comella y la explosiva subida a La Gallina. El puerto final es corto, pero muy duro (media 8%), que generará diferencias entre los favoritos. Sin olvidar que servirá de desgaste para la etapa reina, la 15ª entre Andorra y Peyragudes, en Francia.

Peyragudes es el primer final de etapa en territorio galo desde 2003 (Cauterets). Si en aquella ocasión, el pelotón subió al Aubisque, este año tendrán el reto del Port du Balès, el gran puerto de la etapa, que será la penúltima ascensión de la jornada, antes de enlazar con el Col del Peyresourde, el puerto que lleva a la estación de Peyragudes. Alejandro Valverde conoce bien el recorrido; ganó en el Tour 2012. Además del encadenado final, el día será muy largo, de 225 km con el larguísimo Port del Cantó y el Port de la Bonaigua, que servirá para formar fugas y desgastar las maltrechas fuerzas de los ciclistas.

Altimetría 15ª etapa. Fuente: www.lavuelta.com

Tras el breve periplo por Francia, regresarán al Pirineo Oscense con una etapa completamente diferente a la anterior: muy corta y con subidas menos duras. La llegada a Formigal parece destinado a las fugas, ya que los ataques de los gallos del pelotón no acarrearán diferencias remarcables.

Así, tras el tríptico pirenaico, los protagonistas de La Vuelta tendrá su segundo día de descanso antes de viajar a Calahorra, lugar de salida de la 17ª etapa, con llegada a Burgos. Una jornada llana con la trampa en las calles de Burgos: la subida adoquinada al Castillo, que seleccionará al pelotón en varios grupos, y donde los favoritos tendrán que estar atentos par evitar sustos. Pero en teoría se tomará la etapa con calma, ya que después viene el tríptico del Cantábrico.

La 18ª etapa llegará al ya clásico final en Peña Cabarga. Una subida muy dura, precedida de un recorrido de media montaña por montañas cántabras. Nuevo día importante para los favoritos. Casi seis kilómetros a una pendiente media del 9,2%. En el último kilómetro hay una rampa del 20%, que se le puede atragantar a más de uno.

La 19ª se adentra en Asturias, recuperando la tradicional subida al Naranco, en Oviedo. Jornada rompepiernas con puertos de segunda y tercera categoría, reservado para fugas y valientes que buscan la victoria parcial.

Altimetría 20ª etapa. L’Angliru. Fuente: www.lavuelta.com

La traca, la 20ª con final en el Angliru, 12,2 km al 10% de media y su famosa rampa de Cueña les Cabres al 23,6%. Un final en alto donde veremos fuegos artificiales. Si para entonces la carrera no está decidida, el puerto de Riosa definirá las Clasificación General de manera definitiva, porque el última día es un paseo para sprinters en Madrid.

El ganador presidirá el podio ante la diosa Cibeles y la Puerta de Alcalá. Seguramente el ganador será un ciclista completo, tipo Nibali, que se defienda en todos los terrenos o un escalador puro, con varias victorias de etapas en el zurrón, a la vista de la cantidad de finales en cuesta. ¡Que disfruten de la vuelta!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>